Crecimiento del parque vehicular, indicador para atencionar

Roque De León, articulista de El Atlántico
44 

Está identificado como el parque vehicular de un país, provincia y/o municipio la cantidad de vehículos fabricados o importados, vendidos y registrados por las instituciones correspondientes del Estado.

De este tema he escrito en otras ocasiones dejando claro que es un indicador clave para identificar múltiples parámetros de organización, crecimiento y control en distintas áreas del quehacer nacional.

Puede ser empleado como una herramienta en la planificación vial para prevenir el caos y el desorden que hoy se observa en las principales ciudades de República Dominicana, es perfecto para medir el crecimiento económico como también para visualizar el origen del mismo.

Para nadie es un secreto que en los últimos tiempos han surgido algunos dealers que han dejado muy mal parado ese sector además de poner en entredicho la procedencia de sus recursos.

Es de ahí que nuestras autoridades de Impuestos Internos apoyándose en la facultad que les confiere la Ley No.155-17 de fecha junio 1° del año 2017 contra el Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo, deben generar la confianza en nuestros Sistemas Financieros y de Negocios; creando los controles apropiados para perseguir el comercio fruto de los bienes ilícitos, que tanto daño hacen a la sana competencia.

En nuestro país no es extraño observar la apertura e inauguración de negocios de importación, compra y venta de todo tipo de vehículos y de repente, como por arte de magia, desaparecen.

En cualquier sociedad que se precie de ser medianamente transparente y organizada deben existir sistemas eficientes y confiables para investigar el origen de los capitales invertidos en ese tipo de comercio para así evitar ser usada en el sucio negocio del blanqueo de bienes.

Así como los habilidosos desarrolladores de prósperos negocios con recursos de dudosa procedencia hacen crecer los mismos de manera sorprendente, las autoridades que planifican la urbanidad deben aprovechar la infomacion que se supone proporciona en su origen el parque vehicular para gestionar el desarrollo vial que garantice en el tiempo una movilidad ágil y segura.

Nuestros planificadores si saben usar esa información, fácilmente pueden eliminar el desorden de tránsito de hay en nuestras principales ciudades a la vez que pueden determinar mejorar, rediseñar y adecuar el sistema vial existente.

Cuando vemos lo que sucede en el gran Santo Domingo y en Santiago de los Caballeros donde no han sido suficientes los elevados, túneles, autovías y otras soluciones alternativas de igual manera, ya en Puerto Plata se sienten las dificultades de tránsito donde cada día se hace más evidente el incremento del parque vehicular, prácticamente con las mismas calles y vías Inter-urbanas de la época colonial, lo que dificulta el libre tránsito a lo interno del municipio cabecera al igual que en la provincia en general.

Nuestras autoridades deben lograr el control absoluto de la comercialización de vehículos para establecer una estadística real referente a estos que nos sirva como parámetro para planificar a corto, mediano y largo plazo las soluciones viales requeridas acordes con el crecimiento demográfico y económico de igual manera, con el crecimiento exhorbitante del parque vehicular.

ROQUE J. DE LEON B.
DIPLOMADO EN TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN SOCIAL INTEGRAL
MIEMBRO DEL SNTP Y EL SINLOPP

Comparte