Desayuno, almuerzo y merienda escolar un negocio sin lógica en República Dominicana.

Roque de León

 114 total views,  1 views today

Recuerdo cuando era un niño, de eso hace muchos años, siendo estudiante en la escuela primaria de Sampiñé-Cantabria ahí nunca faltó el desayuno escolar, que era suministrado por el Gobierno a través de Cáritas Dominicana; esa es una institución de corte social creada en 1961 por la Conferencia del Episcopado Dominicano que en esa época tenía como misión brindar servicios sociales a los más vulnerables en búsqueda de mejorar su nivel y calidad de vida.

El Gobierno y Cáritas Dominicana suplían los ingredientes como: aceite de la mejor calidad, trigo, avena, maicena, chocolate, harina de trigo, de plátano, de maíz, entre otras; las madres del entorno eran compromisarias de cocinar los alimentos, nada tan reconfortante como aquel momento donde existía solidaridad, compromiso y acompañamiento a los hijos.

De igual manera en la Escuela Antera Mota tanda matutina, donde cursé el sexto grado, el señor Mallía y un equipo de excelentes seres humanos cocinaban y servían el desayuno a cada uno de los estudiantes de ese recinto educativo; del que, aunque no participaba guardo bonitos recuerdos y anécdotas.

Más adelante se crearon los Centros Comunales vía la “Cruzada de Amor” presidida por Doña Emma Balaguer, no olvido el sector de Cristo Rey- Puerto Plata en el que me crié y desarrollé donde los señores Pedro Chiche y su esposa doña Olga (EPD), que con gran responsabilidad y carisma asumieron la entrega a los lugareños de aquellos mismos productos y, a quienes no podían asistir a buscarlos, se lo entregaban en su propio hogar.

En una nueva y compleja etapa el desayuno, almuerzo y la merienda escolar fueron instaurados en el artículo 78 de la Ley 66-97 que regula el Sistema Educativo en República Dominicana e implementado en el 2013 por el Programa de Alimentación Escolar (PAE) tras la oficilización del modelo de Tanda Extendida en nuestra Educación en el año escolar 2011-2012; siempre que hablo de este tema resalto que para esa fecha hacían más de quince (15) años que nuestra Vilma Ricardo (Tía Vilma) en uno de sus emprendimientos, el Colegio Mundo Feliz, ya lo había implementado y experimentado siendo pionera en el área dentro del sector privado en la provincia de Puerto Plata.

Cuando comparo “el nuevo” Sistema de Alimentación Escolar versus el viejo, saco varias conclusiones pero con dolor debo decir que entre todas sobresale el hecho de que el actual no cumple con su cometido de proporcionar a los beneficiarios una alimentación balanceada y equilibrada si tomamos en cuenta que en el desayuno le ofrecen bombones azucarados acompañados de néctares sobrecargados de edulcorantes; a eso agregamos los múltiples negocios desarrollados en base a estos, aduciendo que son nuevos empredimientos lo que no justifica beneficiar a particulares jugando con la salud de los niños y adolescentes de este país.

Por esas y otras razones aunque hay establecimientos escolares con modernas y equipadas cocinas, que con un personal apropiado podrían suplir a otros planteles nunca han sido tomados en cuenta para ponerlas a funcionar y a cumplir con el cometido para el cual fueron creados; un ejemplo es el Politécnico Eduardo Brito en Puerto Plata.

Si buscáramos el listado de suplidores de alimentos escolares desde el principio de esta nueva etapa que se inició en el 2013, notaremos que está compuesto en su mayoría por personas que nunca estuvieron en el negocio culinario pero sí muy próximos, a la política y a los políticos.

Estos tipos de sistemas tan sensibles deben ser auditados desde sus inicios y, si se identifican vicios que pueden ser documentados, proceder judicialmente, no importa quién o quiénes estén como protagonistas; hay que dar mensajes claros y convincentes de que tanto la parte política desde el Poder Ejecutivo así como el Poder Judicial tienen una clara intención, interés y el compromiso de enfrentar y enderezar a los ilícitos en el manejo de los bienes públicos.

Eso sólo será posible cuando tengamos la capacidad de crear verdaderos y reales sistemas donde las acciones de los individuos generen consecuencias iguales a su dimensión, entonces tendremos una sociedad reflexiva y vigilante de las acciones de las personas que son seleccionadas para que nos representen en cada uno de los estamentos del poder público y los que desde el sector privado se relacionan y se lucran de los mismos.

Tenemos que reclamar que se revise el sistema de negociación del Plan de Alimentación Escolar (PAE), en sus origenes y, que se determine y explique por qué hay sectores tan celosos de ese comercio.

ROQUE J. DE LEÓN B. (MAE)
DIPLOMADO EN TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN SOCIAL INTEGRAL
MIEMBRO DEL SNTP Y EL SINLOPP

Comparte