La corrupción se combate con prevención y acción!!

Roque De León, articulista de El Atlántico

 210 total views,  2 views today

El término corrupción se emplea para definir la falta de moral y ética conque actúan los funcionarios públicos que mal usan y abusan del poder que se les confiere a través de los cargos para los que son electos o nombrados; se manifiesta en forma de: tráfico de influencia, sobornos, complicidad en actos dolosos, enriquecimiento ilícito, entre otros.

Estas acciones gravosas por lo regular están acompañadas por la participación de importantes actores del Sector Privado y de la Sociedad Civil; el acompañamiento se expresa de diferentes formas como pueden ser: sobrevaluaciones cuando son suplidores del Estado, subvaluaciones para el logro de adjudicaciones de obras y compras de formas fraudulentas, para luego con tráfico de influencia llevarlas al costo real con la figura del adendum; evasiones de impuestos de forma consentida, blanqueo de activos, exoneraciones injustificadas, entre otras prácticas ilegales; eso se traduce como pobreza para el colectivo.

En nuestro país al igual que en otros de la zona del Caribe, la corrupción la han convertido en una práctica común en beneficio de pequeños núcleos del poder político, económico y social y, en perjuicio del gran conglomerado; es el resultado de no investigar el comportamiento de los individuos al asignarlos para ser electos o nombrarlos en un cargo y a la falta de una real acción, al momento de motorizar la aplicación del sistema de régimen de consecuencias a quienes violan las normas establecidas.

Esa situación perjudica a la sociedad, porque los recursos que absorben esos pequeños grupos a través de esta práctica perversa, disminuye la posibilidad de implementar reales planes sociales reflejados en: construcción de nuevos hospitales, escuelas, guarderías infantiles y hogares para adultos mayores; además de la mejoría de nuestros sistemas: educativo, vial y de seguridad ciudadana.

Esta práctica anormal de hacer fortunas mal habidas la hemos soportado desde el encuentro de las dos civilizaciones, cuando los europeos engañaron a los nativos con espejos hasta nuestros días, donde los partidos políticos que deben ser el soporte del avance social, dependiendo de la posición en que se encuentren; se convierten en una retranca para que ese flajelo no pueda ser combatido y mucho menos eliminado.

Desde la oposición usan el tema de la corrupción como una promesa de cambio y transformación aunque aliándose con individuos y grupos señalados como presuntos corruptos, mas al lograr el favor del pueblo para asumir la administración de los bienes del Estado muchos lo olvidan y nombran en posiciones importantes a personas que han estado en más de una institución pública, habiendo salido por acciones indecorosas; además de otros que llegan con la ambición y el deseo de mantener vivas las viejas prácticas.

Ante el cansancio provocado por estas acciones los ciudadanos conscientes y comprometidos con el progreso de nuestro país debemos exigir el debido respeto a las organizaciones políticas al momento de presentar candidatos elegibles y nombrar funcionarios; además, buscar una modificación a la Constitución y la Ley Electoral para implementar el Voto institucional, de esa manera eliminamos el populismo de nuestro maltrecho Sistema Electoral.

Tomar decisiones de Nación es del liderazgo responsable, si realmente queremos salvar y mejorar la entelequia de Sistema de Partidos que exhibimos, sus “Líderes” tienen que demostrar que realmente lo son y con una agenda clara, honesta y de compromiso sentarse en una mesa y de forma responsable conversar sobre los puntos, ya conocidos, que hace mucho tiempo que están echando por la borda el sueño de los Fundadores de la Patria y los que pensaron y fundaron esas empresas de las que hoy disfrutan, que son sus partidos políticos.

No estoy seguro de que esta sociedad por más indiferente que sea podrá soportar las barbaries que con tantas ligerezas cometen nuestros políticos en cada proceso electoral, incluyendo la suspención de las elecciones del día 17 mayo del año 2020 por supuestas irregularidades donde República Dominicana perdió millones de pesos y hasta hoy, no hemos presenciado consecuencia alguna.

De igual manera, no tiene sentido la resistencia de algunos políticos tradicionales a la intención de tomar medidas radicales para mejorar el sistema de funcionamiento del Ministerio Público independizándolo constitucionalmente; eso debe llamar poderosamente la atención a los ciudadanos pensantes y tomar parte opinando y, buscando una explicación lógica de éstos sobre las razones por las que se oponen.

Si no queremos seguir siendo los que cada cuatro años designamos legalmente a los que continúen acumulando bienes materiales inmerecidos a costa de incrementar las miserias de otros, debemos asumir nuestra responsabilidad ciudadana y lograr que los partidos presenten a las diferentes candidaturas y posiciones, a ciudadanos que moral y éticamente estén a la altura y en la capacidad de representarnos.

ROQUE J. DE LEÓN B. (MAE)
DIPLOMADO EN TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN SOCIAL INTEGRAL
MIEMBRO DEL SNTP Y EL SINLOPP

Comparte