No es tiempo de candidaturas…!!

Ángel Artiles Díaz/articulista de El Atlántico
197 

Quizás por ignorancia del contexto dentro del cual se encuentra inmerso el Gobierno de Luis Abinader, algunos funcionarios están lanzados al ruedo de la propaganda de sus  imágenes difusas, a los fines de colarse en alguna que otra candidatura local o congresual.

Craso error…!! La actual coyuntura gira alrededor del compromiso del CAMBIO, que nadie se obnubile con las nubes del poder y olvide que prometimos un cambio, sin contar con que recibiríamos el poder en medio de una pandemia de dimensiones catastróficas,  que ha obligado al Presidente y su equipo más cercano de Ministros, a engavetar el Programa de Gobierno ofertado en campaña y a enfocar una parte importante del Presupuesto Nacional  a enfrentar ese virus maligno que asecha en cada esquina, mutándose y transformándose en cepas más peligrosas, alimentadas por una parte de la población que ha decidido a jugar a la imprudencia.

No es que sea pecaminoso aspirar, anidar un proyecto personal hacia alguna candidatura para el año 2024 sería plausible si estuviésemos en condiciones normales, si pudiésemos disponer de una agenda nacional como contexto partidario de realizaciones, sería todo un detalle. Pero no es así, tenemos a un Poder Ejecutivo prácticamente condicionado por una crisis de salud que ahora deviene en una crisis económica de dimensiones avasallantes.

Ver algunos funcionarios novicios inflando egos, sintiéndose  honrados con el lanzamiento de una ‘primera bola’, rodeados de ‘corifeos’  que dirigen el coro de esta trágica y extemporánea campaña personal; produce una decepción profunda.

¿Será que no entienden el tamaño del compromiso de cambio que pesa sobre los hombros del Partido Revolucionario Moderno?

Estamos frente a aspiraciones deslegitimizadas por la pandemia, por la crisis económica que de ella se deriva y que ya se manifiesta con fiereza en los precios de los alimentos que conforman la canasta familiar.

Lo que están haciendo estas aspiraciones desenfocadas de contexto, es debilitar la lucha ciclópea que libra el ciudadano Presidente de la República, que parece cabalgar solo, saboreando el amargor de haber designado algunas personas que no entienden la realidad, que no se dan cuenta que hay que cerrar filas alrededor del Presidente Luis Abinader y servirle de apalancamiento en esta horrible circunstancia por la que atraviesa la humanidad y el pueblo dominicano. Un pueblo que, a pesar de entender la crisis, sigue esperando el cambio.

En vez de sentirse honrados debieran sentirse avergonzados de colocarse de espaldas a la agenda-país que desarrolla el ciudadano presidente Luis Abinader.

Este funcionariato novicio no acaba de entender que: ‘Primero Dios y después sus santos’.

Comparte