La propensión a la miopía de las bocinas de la oposición

Ángel Artiles Díaz/articulista de El Atlántico
163 

Quizás usted se pregunte por qué las denominadas ‘Bocinas de la comunicación’ destinan tanto esfuerzo y dinero en propalar mentiras en contra de un funcionario o de una institución pública, mientras que con el mismo esfuerzo trivializan los aciertos del Gobierno del Cambio que benefician a las grandes mayorías y que son el testimonio palpable de las promesas cumplidas. 

La razón de esta andanada de informaciones infundadas tiene su génesis en la naturaleza humana, en este caso alentada por rencores circunstanciales prohijados en grandes intereses afectados por una administración pública que hace todos los esfuerzos por ajustar un Estado económica y moralmente quebrado a la solución de una crisis de salud con categoría de pandemia. 

Es muy probable que usted haya escuchado alguno que otro deslenguado, reaccionando airado ante los procesos de licitación que de manera transparente y a la luz de la honestidad lleva a efecto el Ministerio de Salud Pública. La razón es una: Quienes les pagan el oficio al bocinaje desplazado, realmente han sido afectados por el cierre oportuno de las puertas del monopolio que tenían en los procesos de licitación que en la pasada administración se realizaban a la sombra de la corruptela más abyecta y descarada que haya padecido el Estado Dominicano.  

El cierre de esos escapes de enormes cantidades de recursos al amparo de licitaciones amañadas es una forma de perseguir la corrupción que pone en práctica el actual gobierno y el nuevo Ministro de Salud, apoyado en el formidable equipo de Directores Departamentales que trabajan día a día para eficientizar el servicio de salud. 

Esta miopía de las bocinas del PLD, se remonta a cuando su supervivencia se basaba en callar verdades y agrandar mentiras, durante los funestos veinte años que acabamos de padecer como pueblo, en los que con dientes de sable devoraban el Presupuesto Nacional, justo frente a usted y a mí, sin importarles el padecimiento colectivo. 

En el Ministerio de Salud se trabaja con transparencia para rendir al máximo los recursos que el Gobierno de Luis Abinader pone a disposición del combate de la pandemia y en beneficio de la salud de Pueblo Dominicano. 

No es con informaciones retorcidas que las bocinas desplazadas van a desacreditar el trabajo técnico, honesto y en equipo que realizan los distintos Departamentos del Ministerio de Salud Pública. 

Las bocinas del PLD están encenegadas en la ausencia de objetividad, empeñadas en desconocer el panorama general de soluciones inmediatas que lleva a efecto el Gobierno del Cambio. Creemos que por deuda de gratitud debieran estar llevando aliento al desfile de encartados en la justicia penal, por la comisión de un catálogo de delitos en perjuicio del erario público. Ahí tienen un porqué para gastar tinta y ensuciar cuartillas. 

Comparte