Las manchas en nuestra montaña

Chichí Troche, artículista de Elatlántico
592 

Nuestras quejas van desde hace mucho, esas manchas en nuestra montaña comenzaron como pequeñas motitas, hoy ya son extensiones de cientos de tareas (creo que miles), cada día es mayor su extensión, las excusas van desde que es época de estío (claro que es así pero su extensión cada día ocupa más espacio de ese monumento natural, reserva acuífera y área de mayor biodiversidad de toda esta área).

Y en la época de estío por la sequía se ven más, pero el bosque está siendo destruido y eso es innegable, nadie hará nada , a nadie le importa , la última persona que actuó contra los invasores de Isabel de Torres fue el general Pedro de Jesús Candelier por mandato de Joaquín Balaguer .

Hoy nadie tiene un componente colgante que garantice se hará algo. Si no frenamos esto en algún tiempo toda la vertiente este de la montaña serán fincas, los registros están ahí, años observándola y llamando la atención sobre esa depredación y nadie se atreve a detener a esos finqueros apoyados y patrocinados por el gobierno, para hacer eso debe haber complicidad de los llamados a cuidar y preservar este monumento.

Crearé ronchas, molestaré, seré importunista pero es lo único que puedo hacer.

Comparte