El aborto (1 de 12)

Ángel Artiles Díaz/articulista de El Atlántico

 346 total views,  1 views today

Este es el primero de doce artículos del profesor titular de la Carrera de Derecho del Recinto UTESA, Puerto Plata, Ángel Díaz Artiles, respecto al controversial tema del aborto en la República Dominicana

En 1971, Judith Jarvis Thomson, publicò un interesantisimo ensayo titulado “A Defense of Abortion”  (Una defensa del aborto). Este  ensayo, igual que otros no menos importantes, fue recogido por la Princeton University de Londres, y lo presentò dentro de una interesanisima publicaciòn titulada: DEBATE SOBRE EL ABORTO (Cinco ensayos de filosofìa moral), traducido al español por Montserrat Millàn, para la Editora Càtedra, S. A., empresa que produjo la primera ediciòn en español en 1983.

En la Repùblica Dominicana, el aborto como debate, està de moda, porque se asoma en el horizonte legislativo una posible modificaciòn al Còdigo Penal y, el aborto, es materia de discusiòn que se sale de los linderos del congreso bicameral, y pasa a ocupar lugares privilegiados en la prensa escrita, porque el tema es apasionante, comprometedor, y sobre todo, muy sencible.

En esta serie nos proponemos compartir con los amables lectores, los pareceres vertidos por la profesora indicada precedentemente y, ojalà (del àrabe Oh-Alá) que alguno de ustedes se anime y quiera hacer su aporte al debate, desde los puntos de vista cientìfico, moral y religioso. Escriban a este periòdico, sin fanatismos, por favor, para que el fruto del debate no se contamine.

Comencemos con Judith Jarvis Thomson y su ensayo titulado “A Defense of Abortion”  (Una defensa del aborto) (1971), que se inicia con el siguiente razonamiento:

La oposiciòn al aborto descansa, en su mayorìa, sobre la premisa de que el feto es un ser humano, una persona, desde el momento de la concepciòn.” Agregando que esa premisa es razonada pero, de manera indebida porque:

“…el desarrollo del ser humano desde la concepciòn, a travès del nacimiento, hasta la infancia, es contìnuo; y en seguida se dice que el hecho de trazar  una lìnea, de elegir un momento en ese desarrollo y decir: HASTA ESTA LÌNEA, EL FETO NO ES PERSONA, DESPUÈS DE ESA LÌNEA, LO ES, es tomar una decisiòn arbitraria, decisiòn para la que no puede darse una razòn lògica.”

Judith Jarvis Thomson, varias lìneas màs abajo, dice que la conclusiòn de que el feto es persona desde el momento de su concepciòn, no es lògica; porque podrìa decirse que una semilla de roble (una bellota) no es un roble. Y agrega que los razonamientos de este tipo se denominan: “Razonamiento escurridizos” y que tienen carencia de sentido crìtico.

Asume el criterio de que la perspectiva de trazar una lìnea en el desarrollo del feto es bastante turbia, porque el feto se ha convertido en un ser humano bastante antes del nacimiento.

Pero, por otro lado, pienso que la premisa es falsa, que el feto no es persona desde el momento  de la concepciòn, dice nuestra autora, para agregar que: un òvulo recièn fecundado, un grupo de cèlulas recièn implementado, no es màs persona de lo que una bellota es un roble.

Los contrarios al aborto pasan la mayor parte de su tiempo declarando que el feto es una persona y, los que defienden el aborto se apoyan en la premisa de que el feto no es una persona, sino tan solo un poco de tejido que con el nacimiento se convertirà en persona. Ese es el dilema que domina la discusiòn.

Comparte