Los tres focos de contaminación

Ángel Artiles Díaz/articulista de El Atlántico

 342 total views,  1 views today

De los tres focos de contaminación del Civid-19,  para lo que resta del año 2020, sólo se ha eliminado uno, el de la ‘garata con puño’ de la repartidera de las cajas con alimentos, actividad en la que la miseria estomacal sustituye el raciocinio de las masas populares y se rompe toda norma de comportamiento ordenado, porque cada hambriento saca la fiera que lleva dentro de sí y se enfoca en el objetivo vital de obtener una caja con una porción de alimentos básicos. 

La historia está ahí, dando fe y testimonio de los heridos y hasta muertos en esas trifulcas imposibles de controlar por fuerza militar alguna. Pero bueno, el Gobierno Dominicano ha previsto esa situación llena de bochorno y ha sustituido la ‘caja’ por un novedoso Bono Navideño, que parece que va a ‘dar la talla’. 

Faltan dos focos: 24 y 31 de diciembre. ¿Quién va a impedir la ingesta de alcohol y por vía de consecuencia, quién va a impedir las borracheras, que sin distinción de clases sociales van a llenar la agenda de esas dos fechas tradicionales?   

En la rutina del Toque de Queda, los negocios de expendio de bebidas alcohólicas no respetan la norma, se las ingenian para vender ese producto hasta altas horas de la noche,  en acuerdo y alianza para fines censurables, con la parte podrida de la Policía a la que todavía no se le ha aplicado la medicina del Cambio. 

El Ministerio de Salud Pública y la Asociación Médica Dominicana han expresado su preocupación por los posibles rebrotes que estas festividades pudieren significar. El superior gobierno tiene ante sí un reto de proporciones posiblemente inmanejables, si no se le aplican los recortes adecuados al ansia irracional de comprar cosas hasta innecesarias en navidad y año nuevo en tiendas y supermercados cual si el mundo se fuese a acabar y a esa sed alcohol que en ocasiones  afecta una parte importante de la población dominicana. 

La prudencia, colocada entre la esperanza y el temor, es el mejor antídoto para estas ocasiones lúdicas de boato y tradición. 

Comparte