Ciclo de vida en los seres humanos

Roque de León

 70 total views,  1 views today

Desde muy niño de mis profesores y teóricos de las áreas de Biología, zoología y Anatomía aprendí que los seres vivos tienen un ciclo de vida que comprende su: nacimiento, crecimiento, reproducción y posterior muerte; los humanos no estamos exentos.

Aunque existen diferentes fuentes que asumen clasificaciones del ciclo de vida de los seres humanos con sus distintas etapas, el Ministerio de Salud y Protección Social en República Dominicana plantea lo siguente: útero y nacimiento, primera infancia (0-5 años), infancia (6-11 años), adolescencia (12-18 años), juventud (14-26 años), adultez (27-59), envejeciente y vejez (60 y más).

Cada una de estas etapas presentan características diferentes a tomar en cuenta para la construcción de una sociedad equilibrada, próspera, progresista y con valores positivos.

Durante la primera etapa (útero y nacimiento) a la madre hay que garantizarle la oportunidad de convivir en un ambiente familiar de: amor, comprensión y solidaridad mientras que en la primera infancia el niño debe ser asistido en el desarrollo de sus necesidades básicas así como en la infancia hay que trabajar con su educación en valores; etapa en que el núcleo familiar debe tener criterios unificados y muy bien definidos.

La adolescencia es una etapa que implica nuevos retos para la familia debido a que en ella los individuos experimentan cambios radicales en su organismo y forma de pensar; inicia la definición de: su personalidad, individualidad, búsqueda de respuestas a una serie de curiosidades e intereses individuales.

En la juventud ya con mayor nivel de conscienciación las personas sienten la necesidad de formarse académicamente en las áreas de su interés para forjar lo que más adelante define su modo de vida.

De igual manera en la adultez se inicia la consolidación de los frutos plantados en las etapas anteriores, esta es la más larga de todas, en ella surge el real interés por los ahorros y los bienes materiales propios, la formación y desarrollo de una familia y la participación activa en el desarrollo del bienestar colectivo.

Concluida esa etapa prevista hasta los 59 años se da inicio a la de retorno al punto de partida la que será tan llevadera, placentera o dolorasa, en relación directa con el nivel de organización que hayamos implementado durante el transcurso y recorrido de nuestras vidas; en ella como en la niñez necesitaremos el auxilio de otras personas de nuestro entorno familiar por lo que debemos siempre sembrar y fomentar un ambiente de mucho amor, armonía, colaboración, solidaridad y compromiso además, un sólido y responsable manejo financiero.

En el desarrollo de la vejez los familiares dependiendo del amor filial establecido disfrutan de grandes momentos de alegría y emociones fruto de las ocurrencias y curiosidades propias de esa edad de igual manera hay una corriente de emociones encontradas al saber que deben irse preparando para la partida de un ser más que querido.

La responsabilidad que asuman los cabezas de las familias originarias será determinante para que sus miembros disfruten de cada una de las etapas del ciclo de vida entonces retornaremos a núcleos familiares con valores positivos formados en la adultez, lo que contribuirá grandemente a eliminar la violencia y delincuencia que hace tiempo asfixian a nuestra sociedad.

Dada la amplitud e importancia de este tema, con su valiosa opinión puede ayudarme a complementar este escrito y a corregir cualquier omisión que pueda haber en el mismo!!

ROQUE J. DE LEON B. (MAE)
DIPLOMADO EN TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN SOCIAL INTEGRAL
MIEMBRO DEL SNTP Y EL SINLOPP

Comparte