Privatización de los servicios públicos: un mal inducido

Roque De León, articulista de El Atlántico

 80 total views,  4 views today

Desde hace muchos años poco a poco y sin resistencia, los Servicios Públicos han sido privatizados ante la mirada indiferente de quienes debemos exigir que esta práctica sea detenida.

Dentro de esos servicios que son derechos inherentes de los ciudadanos como compensación por cumplir con sus deberes se encuentran los de: Educación, Salud, Vivienda, Energía Eléctrica, Agua Potable y residuales, entre otros.

Al observar ese listado notamos que en República Dominicana la mayoría de sus componentes están al menos semi-privatizados y los que no, aún se ofrecen como un simulacro en el Sector Público.

Hoy me interesa compartir el tema referente al Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS), una de las más crueles privatizaciones instituida por la Ley 87-01.

Dentro de este sistema interactúan: La SISALRIL, La DIDA, las ARS (Administradoras de Riesgos de Salud), AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones) y la ARL (Administradora de Riesgos Laborales); cada una tiene su propia misión y responsabilidades diferentes pero al final, el propósito es garantizar a los dominicanos que el dinero y la confianza depositados en ellas sean devueltos en calidad de vida a través de un buen servicio de salud.

Como usuarios y financiadores en parte de nuestro Sistema de Seguridad Social, los Dominicanos debemos concienciarnos e informarnos de cómo funciona el mismo, cuáles son nuestros deberes además de conocer cuáles son nuestros derechos.

Con frecuencia observamos la manera abusiva y desconsiderada con que las ARS eliminan beneficios a los afiliados y nadie dice ni hace nada; no es raro que estas sustituyan los productos éticos por genéricos, que no cubran los que tienen sustancias combinadas, que reduzcan las coberturas, que hagan glosas injustificadas a los proveedores de servicios y qué decir del pago de sólo $500.00 (quinientos con 00/100) por consulta a los Médicos, lo que obliga que los afiliados deban pagar mínimo $1,500.00 (un mil quinientos 00/100) como difererencia.

Es desconsolador y desconcertante que algo a lo que nos empecinamos en llamar “Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS)”, quienes lo han manejado y manejan por tanto tiempo no hayan sido capaces de detectar que es un engaño y más grande abuso el que un ser humano dure treinta y más años pagando sus cuotas normales a una ARS y cuando por cualquier circunstancia cambia a otra prestadora y, si antes de los seis meses se le presenta una cirugía o le sorprende una enfermedad catastrófica, ninguna de las dos les asistan.

Debe legislarse para que el sistema le garantice a los afiliados que si no corresponde a su actual ARS cubrir los gastos, entonces la que se benefició por los treinta y más años, asuma la responsabilidad.

Una manera de irnos haciendo responsables de la humanización de nuestro Sistema de Seguridad Social es, conociendo qué son como institución la SISALRIL y la DIDA y de igual manera cuales son sus obligaciones y hasta donde las cumplen.

Importante es resaltar que la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL) tiene el deber de hacer cumplir la Ley 87-01 así como garantizar el sano funcionamiento financiero de los actores en nuestro débil Sistema de Seguridad Social mientras que, la Dirección General de Información y Defensa de los Afiliados a la Seguridad Social (DIDA) tiene el compromiso de asistir a los dominicanos y residentes legales en el país y así como, promover, educar, informar y orientar sobre dicho sistema. Realmente lo hacen?

Justo es decir que el Seguro Nacional de Salud (SENASA) ha mejorado en un alto porcentaje en todos los aspectos y que sólo falta, que los afiliados al Régimen Subsidiado al momento de enfrentar una enfermedad catastrófica en automático pasen a la categoría del Régimen Contributivo.

Al concluir debo señalar, que el Sistema Dominicano de Seguridad Social funciona bajo el régimen tripartito: Estado, Empleadores y Sindicatos, pero como los terceros se autodefinen como “Empresarios” en sus respectivas áreas, los gremios de los genuinos Empresarios deben asumir como un deber la defensa de los recursos que ellos y sus empleados aportan a un organismo que muy poco suma al nivel y calidad de vida de los mismos.

ROQUE J. DE LEÓN B. (MAE)

DIPLOMADO EN TÉCNICAS DE COMUNICACIÓN SOCIAL INTEGRAL

MIEMBRO DEL SNTP Y EL SINLOPP

Comparte