El ‘Poder y la Vida’ son transitorios

Ángel Artiles Díaz/articulista de El Atlántico

 352 total views,  1 views today

Lenín Voltaire Moreno Garcés -Lenín Moreno-, presidente de Ecuador ha dicho: “El poder es para ser transitorio, está diseñado para ser transitorio”. 

Subir a las cimas del poder y cabalgar alelado sobre las nubes embrujantes de la superioridad, libar el almíbar edulcurante y seductor de los cantares alucinadores de los alabarderos serviles, que embriagan a los marineros inexpertos y los hacen olvidarse de la orilla de donde partieron y del polvo de la callejuela donde crecieron sus sueños. 

Siempre es oportuno, prudentemente,   recordarle a quienes gobiernan, la   utilidad de entender que: “El poder es para ser transitorio, está diseñado para ser transitorio”. Que el mundo es redondo y ajeno. Que ser humilde desde el poder genera empatía, genera las querencias que garantizan la permanencia en el poder. 

El alma de la masa es muy vulnerable, así como se la puede utilizar para provecho de una causa, así se la puede revertir en contra de la misma causa.  

La sociedad mundial es otra. La comunicación está en las manos de cualquier habitante del planeta tierra que posea un teléfono inteligente. Cualquier hijo de buena vecina le dificulta la vida a un funcionario, por más encopetado que esté.  

La forma de hacer política es otra, la manera de ejercer es otra. Ahora es imprescindible la transparencia y la  amplitud de los espacios para opinión limitan el caudillismo. 

La variedad apabullante de medios de comunicación obliga a la democracia a ser participativa, es fácil pasar del solio de la autoridad al banquillo de los acusados en un abrir y cerrar de ojos, el ejemplo más reciente lo vivimos los dominicanos con el apresamiento y sometimiento a la justicia de envaselinados exfuncionarios del régimen danilista, los que de ‘Demiurgos pasaron a presidiarios’ en menos de lo que pestaña un gato.    

En el proceso de elección de nuevas autoridades congresuales, municipales y  presidenciales de la República Dominicana, pasó por el tamiz de una campaña caracterizada por durezas, vencidas todas por la oferta de CAMBIO enarbolada por el Partido Revolucionario Moderno, que sembró su semilla de promesa en el campo minado de la espéctativa  popular’, ahí donde se cultiva la democracia, en los surcos estomacales de las grandes masas habitantes de la marginalidad.     

La promesa de CAMBIO debe hacerse realidad paso a paso, sin estridencias pero con la  firmeza del paso de los elefantes. Que nadie dude que este es el gobierno del cambio. El Ciudadano Presidente Luis Abinader, partiendo del realismo de su férrea formación personal y profesional lo ha dicho con una sola frase: “El poder es transitorio”, que desglosada sobre el lienzo de las significantes, quiere decir: Aprovechemos el tiempo para hacer el CAMBIO, menos chacabaneos, menos pasarela, menos fotos al lado del obrero sudoroso, menos indiferencia para con los que nos llevaron sobre sus hombros durante toda esa dura campaña electoral.   

Hay que dar prioridad al mérito partidario, evitando la partidocracia y el nepotismo, responder las llamadas, contestar los mensajes de los de abajo, garantiza puertas abiertas para una próxima vez.  

Seamos como el Ciudadano Presidente, humildes y objetivos. Concentrémosnos en llenar la expectativa del CAMBIO,  oigamos las oportunas reflexiones de Luis Abinader. 

Con salir chacabaneando en las redes sociales no se hace EL CAMBIO.  

Comparte