Derrumbe de un paso elevado en el metro de Ciudad de México deja al menos 24 muertos

82 

CIUDAD DE MÉXICO (AP) – El número de muertos por el colapso de un paso elevado en el metro de la Ciudad de México aumentó a 24 el martes cuando las cuadrillas desenredaron vagones de tren de los escombros de acero y concreto que caían sobre una calzada.

El accidente del lunes por la noche fue uno de los más mortíferos en la historia del metro, y rápidamente surgieron preguntas sobre la integridad estructural del sistema de transporte público, uno de los más transitados del mundo.

Otras 27 personas permanecieron hospitalizadas de las más de 70 heridas cuando las vigas de soporte colapsaron alrededor de las 10:30 pm cuando un tren pasaba por la sección elevada, dijo la alcaldesa Claudia Sheinbaum.

El martes, una grúa bajó con cuidado un vagón de tren que contenía cuatro cuerpos al suelo.

De los 24 muertos, 21 murieron en el lugar, mientras que los demás murieron en hospitales. Hasta el momento solo se han identificado cinco. Los niños estaban entre las víctimas mortales, dijo Sheinbaum.

El martes por la tarde, Carlos Miramar esperaba bajo una carpa en sillas de metal con otros dos familiares para recibir el cuerpo de su tío. El estudiante de 25 años había estado despierto desde que comenzó una odisea “exasperante” la noche anterior que lo llevó a siete hospitales y múltiples fiscalías en busca de su tío.

Ahora habían encontrado a Carlos Pineda, de 38 años, un hombre al que describió como un aficionado al fútbol y una personalidad alegre. A Pineda le sobreviven su esposa, dos hijos de 7 y 13 años y su madre.

“Estoy cansado y no puedo dormir”, dijo Miramar. “No se merecía este final. Fue un buen padre, buen esposo y buen hijo ”.

El análisis inicial apuntó a una “presunta falla estructural”, dijo Sheinbaum, prometiendo una investigación exhaustiva e independiente. Añadió que se había contratado a una empresa noruega para investigar.

“No tenía ningún informe ni alerta de ningún problema que pudiera habernos llevado a esta situación”, dijo.

El paso elevado estaba a unos 5 metros (16 pies) sobre la carretera en el municipio de Tlahuac, pero el tren pasaba por encima de una franja mediana de concreto, lo que aparentemente redujo las bajas entre los automovilistas.

Abelardo Sánchez, un cocinero de 38 años, estaba cerrando su tienda de sándwiches al lado de la línea del metro cuando dijo que el suelo tembló, se hizo eco de un ruido tremendo, las luces parpadearon y el aire se llenó de polvo y olor a cables quemados.

Aturdido, Sánchez no reaccionó inicialmente. “Entonces salió un tipo con una camisa blanca con sangre en los brazos, las manos y el pecho y otro tipo vino a ayudarlo aquí en la acera, y estaba allí temblando”, dijo.

El Metro de la Ciudad de México, que se encuentra entre los más baratos del mundo con boletos que cuestan alrededor de 25 centavos, ha tenido al menos tres accidentes graves desde su inauguración hace medio siglo. En marzo de 2020, una colisión entre dos trenes en la estación de Tacubaya dejó un pasajero muerto y 41 heridos. En 2015, un tren que no se detuvo a tiempo se estrelló contra otro en la estación de Oceanía, hiriendo a 12. En octubre de 1975, al menos 26 personas murieron en otro accidente.

Un terremoto de magnitud 7.1 en 2017 expuso peligrosos defectos de construcción en la línea elevada cerca de donde ocurrió el accidente del lunes. Las autoridades en ese momento habían hecho reparaciones de mosaico en las columnas y vigas horizontales.

Julio Yáñez, un abogado de 67 años cuyo apartamento da a la línea colapsada del metro, estaba trabajando en su computadora cuando escuchó un ruido fuerte y sintió que su edificio temblaba. Vio una nube de polvo y escombros que caían seguidos de un silencio inquietante hasta que comenzaron a llegar vehículos de emergencia. Los helicópteros aterrizaron en un Walmart cercano para transportar a los heridos a los hospitales.

La escena lo sacudió porque había salido del metro en esa misma estación ese mismo día.

“Esa parte ya fue declarada mala … en el terremoto, y las autoridades no le hicieron caso”, dijo Yáñez, y señaló que se reportaron problemas similares en otra estación cercana, pero no se hizo nada. “Son bombas de tiempo”.

El colapso ocurrió en la Línea 12, la más nueva del metro, que se extiende hacia el lado sur de la ciudad. Como muchas de la docena de líneas de metro, pasa bajo tierra a través de áreas más centrales de la ciudad de 9 millones de habitantes, pero se encuentra en estructuras elevadas de concreto en las afueras.

Un informe emitido por el sistema de metro que incluía fotos en 2017 mostró que la base de una columna vertical que soportaba las vías se había agrietado y desprendido capas de concreto porque no se habían usado suficientes estribos de barras de refuerzo de acero cuando se construyó alrededor de 2010. En 2017, las autoridades parchearon y ensanchó la columna inyectando resinas, envolviéndola en fibra de carbono, construyendo una chaqueta de refuerzo adicional alrededor de la base y vertiendo hormigón alrededor del collar.

Las autoridades también encontraron que una de las vigas horizontales se había soltado de su soporte en la parte superior de una columna vertical y estaba hundida, el tipo de falla que podría haber contribuido al colapso del lunes. Las autoridades en ese momento soldaron riostras diagonales de acero a la parte inferior de la viga, descascarillaron y volvieron a verter elementos de hormigón fracturado.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, calificó el colapso como “el accidente más terrible que hemos tenido en el transporte público”. Ebrard fue alcalde de la Ciudad de México de 2006 a 2012, cuando se construyó la línea afectada.

Las acusaciones de mal diseño y construcción de la línea del metro surgieron poco después de que Ebrard dejara el cargo de alcalde. La línea tuvo que cerrarse parcialmente en 2014 para poder reparar las vías.

Ebrard, quien lidera los esfuerzos de México para obtener vacunas contra el coronavirus, ha sido considerado un potencial candidato presidencial en 2024.

“Por supuesto, se deben investigar las causas y se debe identificar a los responsables”, escribió. “Repito que estoy enteramente a disposición de las autoridades para contribuir en lo que sea necesario”.

La línea se cerró el martes y se llamaron a cientos de autobuses. Miles en los vecindarios circundantes hicieron fila antes del amanecer para tomar los autobuses para ir al trabajo.

Comparte