La reconfiguración de la violencia ensombrece las próximas elecciones regionales en Colombia

 331 total views,  1 views today

ActualidadRT.- El próximo domingo 27 de octubre, más de 36,6 millones de colombianos acudirán a los centros de votación para elegir de entre más de 117.000 candidatos a alcaldías, gobernaciones, concejos municipales, asambleas departamentales y juntas administrativas locales.

Al margen del nuevo mapa electoral que surgirá, el proceso ha estado marcado por distintos hechos de violencia que exhiben la falta de garantías para la población, tras el histórico Acuerdo de Paz que puso fin al conflicto armado con la guerrilla. A casi tres años de la firma, está latente el riesgo de que la reconfiguración de grupos armados determine la conformación política en las distintas regiones del país.

Durante el proceso electoral, el presidente de Colombia, Iván Duque, advirtió que defenderían la democracia de las manos del crimen organizado. Para ello, su administración lanzó el “Plan Ágora”, que pretendía garantizar transparencia y la seguridad de los candidatos en riesgo, mediante medidas de protección como chalecos antibalas, vehículos blindados, escoltas, entre otras. Hasta ahora, el dispositivo brinda protección a 1074 aspirantes a cargos de elección pública.

Pero a pesar del plan del Gobierno colombiano, la Defensoría del Pueblo estimó que uno de cada tres municipios se encontraban en riesgo electoral por la presencia de grupos armados ilegales. En la Alerta Temprana 035-19, la instancia calificó a los departamentos con mayor peligro: Antioquia (noroeste), Chocó (noroeste), Bolívar (extremo norte), Sucre (extremo norte) y Nariño (suroeste).

a violencia electoral ha afectado a 230 víctimas en 28 de los 32 departamentos colombianos, según un recuento de todo el proceso realizado por la Fundación Paz y Reconciliación (Pares) hasta el 11 de octubre de 2019. En este lapso de 350 días, cada 36 horas se cometió un hecho de violencia contra algún candidato. Los crímenes van desde asesinatos, persecuciones, secuestros y amenazas hasta desapariciones y atentados.

Aunque se registraron hechos de violencia política en el 87,5 % de los departamentos, los que concentran más víctimas son: Valle del Cauca (suroeste), La Guajira (Caribe), Tolima (centro-oeste), Antioquia (noroeste) y Cauca (centro).

“[La violencia] se ha intensificado en algunas regiones de alguna forma muy crítica y las respuestas no parecen ser efectivas desde el Estado”, dice en entrevista Camilo Gómez Posso, presidente del Instituto para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

Comparte