Otros ochenta beneficiarios de Altamira del programa “Quédate en Casa” estarían siendo estafados

 512 total views,  1 views today

PUERTO PLATA.-El Ministerio Público de esta provincia investiga un supuesto fraude por parte de comerciantes contra alrededor de ochenta beneficiarios del programa de ayuda gubernamental “Quédate en Casa”, en el municipio Altamira.

La Procuraduría Fiscal de Puerto Plata que dirige su titular, el magistrado Osvaldo Bonilla, tiene a cargo la investigación desde hace varios días, tras recibir denuncias de los beneficiarios.

Los afectados han expresado que cuando acuden a los establecimientos comerciales (colmados, almacenes, supermercados) el balance no corresponde con la cantidad que depositada el Gobierno cada mes, por lo que exigen una investigación al respecto.

Aunque varios denunciantes han advertido sobre alegados comercios en el municipio Altamira, los investigadores de la Fiscalía no descartan que existan otros establecimientos fuera de esa jurisdicción.

“Estamos en un proceso investigativo y en espera de informaciones que debe suministrarnos la Adess desde Santo Domingo, pero hemos hecho algunas entrevistas sobre el particular”, solo se limitó a decir una fuente judicial a periodistas de Elatlantico.do.

El Ministerio Público de Puerto Plata espera un informe de la Administradora de Subsidios Sociales (Adess), institución que coordina el programa “Quédate en Casa” y otros que son de gran ayuda para miles de familias de escasos recursos.

Caso similar

Se recuerda que el pasado 25 de septiembre la Oficina de Servicios de Atención Permanente del Distrito Judicial de Puerto Plata impuso 18 meses de prisión preventiva contra la pareja de esposos Jennsse Raúl Susaña Santana y Elizabeth Báez Leonardo, quienes lograron estafaron a personas de avanzada edad que acudían al “Colmado Ramón Susaña”, ubicado la comunidad rural Camú.

Se informó que para cometer la estafa, los imputados captaron los datos asociados a las cédulas de identidad y electoral de los beneficiarios del programa “Quédate en Casa” y luego los utilizaron para favorecerse con los fondos que eran dispensados por la Adess a favor de los beneficiarios-denunciantes.

Los imputados decían a los beneficiarios de “Quédate en Casa” que la Adess los había excluidos del programa y que carecían de balance, cuando en realidad el Estado les depositaba RD$2,500 quincenales que fueron subsecuentemente obtenidos de manera fraudulenta por los imputados.

Comparte