Ivermectina, medicina japonesa desarrollada hace 40 años es efectiva contra el coronavirus

Stromectol, una presentación de la Ivermectina.
921 

El ganador del Premio Nobel, Satoshi Omura, profesor emérito de la Universidad de Kitasato, está demostrando que la Ivermectina, un medicamento que desarrolló hace unos 40 años, puede ser efectivo contra el nuevo coronavirus.

Omura, que ganó el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2015, intercambió opiniones con el ministro de Finanzas y Revitalización Económica, Yasutoshi Nishimura y habló sobre el impulso de la ivermectina como el nuevo tratamiento contra el virus, informó Asahi TV.

“El Primer Ministro también tiene mucho interés y grandes expectativas con este medicamento”, manifestó Nishimura.

La ivermectina fue presentada en 1979 cuando comenzó a ser utilizada en la medicina veterinaria para combatir parásitos. Durante 20 años, desde 1984, fue la número uno en ventas en todo el mundo.

El profesor Omura en 2015

Pero desde entonces, se descubrió que también era efectiva en humanos. Tuvo un papel muy importante como agente terapéutico contra una enfermedad infecciosa llamada oncocercosis que causa ceguera.

“Es tan efectivo que solo es administrando una vez. Dado que 300 millones de personas usan este medicamento cada año, se ha confirmado su seguridad”, ministro nishimura.

Los resultados de las investigaciones sobre la efectividad de la ivermectina contra el nuevo coronavirus han comenzado a publicarse uno tras otro en el extranjero. Japón tiene ante sí una gran posibilidad.

El ministro Nishimura puso un ejemplo: “En informes de la Universidad de Utah, hay datos de que la tasa de mortalidad (por coronavirus) disminuyó en un factor de 6 en comparación con los pacientes que no la recibieron la ivermectina. Además, es tan efectivo que solo es administrando una vez. Dado que 300 millones de personas usan este medicamento cada año, se ha confirmado su seguridad”.

Ahora, la universidad quiere obtener la aprobación del Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón para realizar una investigación clínica a gran escala. Fuente: International Press.

Comparte